Our Blog

Siempre se dice que lo fácil suele ser lo más sencillo. Un contrato de trabajo puede ser el peor documento de una empresa o lo más fácil del mundo si te asesoras debidamente. Las necesidades que puede tener una empresa en ocasiones se alejan de la realidad y muchas veces contratar puede ser más sencillo de lo que parece. Generalmente las empresas te piden que contrato puedo usar para bonificarte pero cuando les dices que solo se pueden bonificar con contratos fijos se desaniman pero la pregunta clave es: ¿ Para qué necesitas ese nuevo empleado? Si defines bien ese objetivo conseguirás aclarar esas dudas.

Como empresa no debes pensar solo en un coste sino en una necesidad del trabajo que deba realizar la empresa en tu organización. Si optimizas y defines tus necesidades en materia de contratación rentabilizarás su coste en tu empresa.

Por eso insistimos siempre en dedicarle un mínimo tiempo a la planificación y contratación, no hay fórmulas mágicas pero si nos explicas tus necesidades te podremos asesorar de forma satisfactoria.

Si lo encuentras interesante, compartelo!!

    Qué te parece lo publicado?